Posts Tagged ‘semántica’

Ahhh qué maestros los del CCH Vallejo

Hace pocos días me encontré un video que aborda la problemática que se ha suscitado en el plantel CCH Vallejo. Es cierto que el título del video, hecho por los propios estudiantes, contiene algunos errores, ya que no pone acento en las palabras últimos y días, además de usar indistintamente mayúsculas y minúsculas. Asimismo, es posible encontrar algunos errorcillos en la narración de los alumnos… pero ¿qué se puede esperar de los alumnos si los maestros comenten errores aún más graves?

Por ejemplo, entre el lapso del video que va del minuto  1:40 al 2:10, uno de los maestros se atreve a aseverar que alguien más debe grabar al compañero que está grabando “para que sea retroactivo”. Dudo mucho que el maestro conozca el significado de la palabra retroactivo, que implica que un hecho obra sobre lo pasado. Seguramente el maestro deseaba expresar que los hechos fueran recíprocos. Líbrenos el señor de descubrir si este es el flamante maestro de español o redacción de los alumnos del CCH.

Enseguida podemos corroborar que a los maestros también les vendrían bien unas clases de lógica, no sólo para darle coherencia a su discurso, sino para que tengan coherencia en su actuar, ya que -no se a ustedes- a mí me parece completamente contradictorio que un maestro convencido (tal y como lo afirma en los minutos 4:19-4:22) de que “no se puede dar espacio a toda la gente” participe, como él mismo afirma, en el MAES (Movimiento de Aspirantes Excluidos de la Educación Superior), un movimiento que lucha contra la lógica de las autoridades de no darle espacio a todos los aspirantes.

Habría también que recuperar las olvidadas clases de retórica para que los maestros distinguieran una conclusión de una invitación y de una propuesta. Pues como se puede apreciar en el lapso que va del minuto 4:50 al 5:00 la diferencia no es clara para todos los profesores.

Por último qué tal con la nueva subclasificación de ninis que otro profesor nos ofrece en el minuto 17:33, cuando afirma que “no queremos ninis universitarios”. Yo entiendo que nini sea una palabra reciente, pero me parece imposible que el maestro no comprenda que, si nini es la palabra con la que se define al joven que ni estudia ni trabaja, pueda haber ninis universitarios.

Aún más grave que la evidente falta de preparación de algunos maestros es el hecho de notar que la dinámica de control social que el Estado Federal ha aplicado en contra de las organizaciones sociales haga una aparición sólida en las universidades. Me refiero al viejo cuento chino de fingir una confrontación entre un mismo grupo para atacar a la población organizada: lo mismo ocurrió en la última embestida de las autoridades de la FFyL por recuperar el auditorio Ché Guevara. Una cosa es cierta: las autoridades han notado una cosa; existen varios grupos que, con bandera de trabajo político, se han acomodado y viven de los changarros que acomodan en las diversas escuelas de la UNAM. Pero esto no quiere decir que todos los grupos que tienen algún proyecto económico vivan de él, por el contrario existen grupos que, por medio de este tipo de proyectos, mantienen el trabajo político que hacen.

A las autoridades les viene bien generalizar a todos y mostrar a los activistas como unos vividores; después articulan a sus grupos cercanos para fingir una confrontación de gente de la comunidad contra los grupos organizados que les son incómodos…

Esta es una política que atacará con todas sus fuerzas a muchas de las gentes que de manera organizada mantienen trabajo político. Siempre habrá un grupo de “tontos útiles” que se preste a desprestigiar a la gente que sí trabaja, no obstante a cambio tendrán que asumir la responsabilidad que tienen por coadyuvar (con o sin intención) a atacar y permitir que, sin ningún costo político, las autoridades desarticulen al movimiento estudiantil. Por eso, ahora más que nunca nuestra capacidad de análisis y reflexión debe estar alerta.

La UNAM, reprobada en redacción

Hace poco, en los pasillos de la FFyL, me detuve a leer con atención los carteles que la UNAM ha colocado con el fin de educar a la población para enfrentar siniestros como temblores e incendios… grande fue mi sorpresa al detectar que estos carteles se encontraban plagados de errores.

Comencemos revisando el cartel que se refiere a los incendios:

Uno de los pasos recomienda: “SI CONOCE SU MANEJO BUSQUE EL EXTINTOR MAS CERCANO Y TRATE DE COBATIR EL CONATO”

1. “SI CONOCE SU MANEJO” presenta un problema grave de redacción debido a que se presta a una anfibología… ¿el manejo de quién? ¿de uno mismo? o el manejo del extintor, cosa que sabremos hasta avanzar más en la lectura.

2. ¡”COBATIR” hasta el momento no esta integrado como verbo en los diccionarios!

3. Conato está mal utilizado en este contexto por dos razones: la primera es que “conato” necesita aparecer acompañado de una acción, por ejemplo conato de robo, conato de bronca, conato de enfrentamiento, debido a que conato significa “inicio de una acción que se frustra antes de consumarse”. Esto nos lleva al segundo error… si el incendio ha comenzado y hay que apagarlo con un extintor no podemos hablar de conato, sino de incendio. Para hablar de conato en este contexto deberíamos referirnos a una probabilidad de incendio que se controló antes de provocar fuego.

Como si no fuera suficiente, los errores continúan:

Debería decir ALEJESE SERENAMENTE DEL LUGAR

El cartel que se refiere a los sismos no se queda atrás:

En este caso aparece un claro error de concordacia “CUALQUIER FUENTES”, en donde fuentes debería aparecer en singular.

Para rematar, concluyen con frases escabrosamente mal redactadas hasta el grado de perder la claridad

Con respecto al primero, cuya redacción telegráfica se acerca al dialecto “tarzanesco”, sólo me atrevo a afirmar que debería decir “al accionarlos se obtiene comunicación directa” en lugar de “al accionarse”, pues ese “se” ni está cumpliendo función pasiva ni función reflexiva.

El segundo caso es aún más complicado, ¿alguien de ustedes, sin esfuerzo e imaginación, pudo comprenderlo a la primera?

Para comenzar no existen los campus de cualquier teléfono… creo que lo que quiseron decir es que esos teléfonos sirven para dar apoyo a dependencias foráneas y, también, al interior del campus o algo así, pero definitivamente no lo lograron.

Estos son los errores que encontré. Qué conste que en una actitud magnánima omití el hecho de que no acentuaron las mayúsculas, pese a que eso no tiene razón de ser y, por lo tanto, es un error ortográfico.

Al parecer nadie le dio una última leída a estos materiales antes de ponerlos por todos lados; ni hablar la UNAM reprueba en redacción…