Posts Tagged ‘puntuación’

Los periodistas de La Jornada… ¡a clases de redacción!

Tal vez se deba a la emoción de la fiesta o a que la resaca estuvo muy dura… pero cuántos errores de redacción aparecieron en dos notas de La Jornada del sábado 17 de septiembre de este año.

En la nota “Tres minutos duró la ceremonia en el balcón central de Palacio”, a cargo de Ciro Pérez Silva, aparecen varios “detallitos”:

“La ceremonia del Grito de Independencia, que miles de personas aguardaron por horas bajo la lluvia, culminó en apenas tres minutos. En ese lapso, el presidente Felipe Calderón lanzó desde el balcón central de Palacio Nacional una arenga en la que mencionó a media docena de héroes patrios, sonó la campana de Dolores y dio paso a los juegos pirotécnicos.

[Donde “desde el balcón central de Palacio Nacional” debería aparecer entre comas, ya que es un complemento circunstancial de lugar que se puso antes de su lugar prototípico, de acuerdo con la sintaxis. De no ponerse esas comas, se rompe la unidad entre “lanzó”, el verbo, y “una arenga”, el objeto directo]

Más que sobrio e institucional, el festejo fue breve. Cuatro segundos empleó para nombrar a media docena de personajes de la historia nacional. ¡Vivan los héroes que nos dieron patria! ¡Viva Hidalgo! ¡Viva Morelos! ¡Viva Josefa Ortiz de Domínguez! ¡Viva Allende! ¡Vivan Aldama y Matamoros! ¡Viva la Independencia nacional! ¡Viva México! ¡Viva México! ¡Viva México!, gritó Calderón para luego ondear la Bandera Nacional.

[En este caso aparece un problema gravísimo: no hay sujeto “Cuatro segundos empleo” ¿quién? ¿el festejo? Desafortunadamente el único antecedente que puede cumplir la función de sujeto es el festejo, pero el sujeto de la acción es Felipe Calderón. Además, antes de enunciar la cita textual de las palabras de Calderón deberían aparecer dos puntos y no punto y seguido]

Quizá por la lluvia o las medidas de seguridad que dispuso el Estado Mayor para acceder al Zócalo capitalino, éste mostraba grandes huecos y si bien fueron más nutridas las ¡vivas! que con las que los presentes respondieron a cada una de las que lanzó el Presidente, las pausas entre una y otra fueron llenadas con silbidos y ofensas a Calderón.

[El problema de queísmo es más que evidente: debería decir los vivas con los que, no “que con las que”. Admito que aún no he terminado de rastrear la manera correcta de referirse a los vivas, pero me parece que no se les debe referir en femenino, aunque puedo equivocarme]

Acompañado por su esposa Margarita Zavala, los presidentes del Senado, el panista José González Morfín, y de la Cámara de Diputados, Emilio Chuayffet, y el presidente de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Juan Silva Meza, observó por unos instantes el cielo cubierto por luces multicolores, para, posteriormente, recorrer las salas superiores de Palacio Nacional y saludar de mano a los presentes.

[De nuevo el problema de ausencia de sujeto para el verbo principal de la oración]

[…]

Tras la ceremonia, en la que, como el año anterior en San Miguel Allende, se escucharon silbidos y claras imprecaciones a la figura presidencial, descendió por la escalinata principal hacia el Patio Mariano, donde lo aguardaban unas 4 mil personas, quienes previamente habían degustado pequeñas muestras de chiles en nogada, tortas de lomo y empanadas.”

[¿Quién descendió? En la estructura de la lengua española el sujeto debe aparecer, a menos que se haya mencionado anteriormente y de manera cercana]

Arturo Jiménez no se queda atrás… ya que en su crónica (referente al mismo tema) también comete varios errores:

“La escasa asistencia de entre 30 mil y 35 mil personas al ritual celebratorio por el aniversario 201 del Grito de inicio de la Independencia, fue uno de los aspectos más destacados de la lluviosa noche del jueves pasado en el Zócalo capitalino. Una asistencia considerada histórica por algunos, pues representó la mitad de lo esperado, o más bien, del límite máximo que se permitiría ingresar.

[Primero: Celebratorio no existe… en todo caso debe decir del ritual de celebración. Segundo: A este periodista no le falta el sujeto… ¡sino el verbo! “Una asistencia considerada histórica por algunos”… ¿qué?]

[…]

Ello pese a que ahora, después de que integrantes del Sindicato Mexicano de Electricistas quitaron su plantón del Zócalo tras una negociación con autoridades federales y locales, éstas invitaron a la ciudadanía a participar en los festejos, a diferencia de los llamados de 2010 a mejor celebrar en casa y ver la ceremonia por televisión.

[Pese a que usted y yo comprendemos la idea, es evidente que el párrafo desluce por la falta del arte de la redacción]

[…]

Aunque existiría una cuarta, poco referida en las reflexiones ciudadanas en las redes sociales, de carácter cultural: el proceso de expropiación y desmantelamiento, en los últimos años, de lo que fue una verdadera fiesta cívica popular y que, a su vez, de algún modo, había logrado marcar distancia de la fiesta cívica oficial y desarrollar, en las calles y en el Zócalo, uno de los festejos fundamentales para la identidad cultural urbana, chilanga.

[De nuevo falta un verbo: debería decir poco referida en las reflexiones ciudadanas que han aparecido en las redes sociales]

[…]

Afuera se quedaron la venta de sombreros, gorros, bigotes, banderas, silbatos, rebozos, aerosoles y antojitos tradicionales. Y adentro, casi en la asepsia: Televisa y Tv Azteca sobre todo, apostados en su montaje hasta en las azoteas de los edificios del gobierno de la ciudad; un enorme escenario con cantantes como Pedro Fernández y Maribel Guardia, acompañados de mariachis y arropados por todo el poder y estrechísima visión del mundo de la industria de los espectáculos. ¡Creamos en México, viva México!, insistían los animadores, sin dar argumentos, desde su gran plataforma y las megapantallas.

[En realidad, afuera se quedaron los vendedores… no las ventas]

Adentro quedaron también los 30 mil o 35 mil asistentes, la gran mayoría de familias de sectores populares, quienes no pudieron comprar los alimentos ni la utilería para su, por ahora disminuida, emotiva teatralización nacionalista. Para ellos lo fundamental parecía ser su singular interpretación y visión de la suave patria, que ahora les han convertido en áspera.

[Señores, sin verbo, en la lengua española no hay oración. Debería decir la gran mayoría de las familias asistentes pertenecían a los sectores populares]

Empapados porque tampoco podían ingresar paraguas ni había casi vendedores de hules o impermeables de 10 pesos, también coreaban, gritaban y respondían las arengas televisadas. Pero para aquellos el momento más importante aún era, así se observó: el Grito, el Himno Nacional, la Bandera, los fuegos artificiales, la banda de guerra, la banda de música, y el relajo.

[¿Ni había casi? Lo correcto es decir casi no había. Luego, el uso de los dos puntos en este caso es totalmente incorrecto, pues no es necesario introducir una enunciación. Para colmo olvidaron la regla básica que indica que en una enumeración nunca se utiliza coma antes del último elemento, pues para eso se utiliza la conjunción “y”.]

[…]

Era el preámbulo al Grito. Un señor joven abrazaba emocionado a su hija e hijo, de unos ocho y 10 años, mientras los tres cantaban el Himno Nacional. El señor les había señalado a los pequeños: Por ahí, por donde está la bandera [pendón guinda] con el águila, por ahí aparecerá. Y la niña gritó, entre los diversos gritos de sus vecinos: ¡Ya, Calderón, ya sal!

[Es básico… toda publicación unifica la manera en la que presenta guarismos y cifras; en este caso no lo hicieron. Aparece ocho con letra, diez con número… ¡qué barbaridad!]

Debido a los errores básicos y el mal uso de verbos y sujetos, no queda más que recomendar a La Jornada que promueva unas clases básicas de redacción para sus periodistas.