¿Que sólo usan balas? No, también torturan y desaparecen

Ya desde el primer mito, el señor Poiré ha hecho trampa…porque ahora resulta que contesta a una crítica que… sinceramente no se ha planteado así. ¡Qué fácil es contestar tan sólo a una parte de las críticas (sobre todo a aquellas que tan sólo son convenientes para reafirmar su “verdad” institucional).

 Seamos sinceros los únicos que han dicho que en “la guerra contra el narco” de Calderón no hay una estrategia y sólo se usa la fuerza, han sido los esbirros periodistas y analistas “críticos” que son cómplices del sistema. Si se trataba realmente de abordar los cuestionamientos (que no neceriamente mitos) que giran en torno a la estrategia de la guerra no sé por qué no mencionaron que muchas organizaciones de derechos humanos y organizaciones sociales hemos señalado, desde hace tiempo, que el problema no es que no exista una estrategia, por el contrario el verdadero problema es que bajo el pretexto de la lucha al crimen organizado se esconde una estrategia muy bien diseñada, que ha resultado tremendamente exitosa: la guerra contra el pueblo. Veámoslo con mayor detención (las frases en color azul son del Señor Poiré y están citadas tal cual aparecen en el link, las frases en verde son correcciones a la redacción):

Algunos consideran que el Gobierno Federal no tiene una estrategia y centra el combate al crimen organizado solamente en el uso de la fuerza. Afirman que las “balas” son la única herramienta empleada para garantizar la seguridad.

Señor Poiré…casi nadie ha afirmado tal cosa, por el contrario la mayoría de la gente ha afirmado que las fuerzas armadas han emprendido una guerra contra el pueblo, y para ello no sólo hemos dicho que el Estado utilice las balas, ¡por supuesto que no!… utiliza la cárcel, la criminalización y estigmatización de defensores de derechos humanos o luchadores sociales, la criminalización de la pobreza, la violación sistemática de los derechos humanos, el uso de grupos paramilitares (incluído el narco), la corrupción, la tortura, los tratos crueles inhumanos y degradantes, etc. Así que si el Estado entendió que los acusábamos únicamente de utilizar balas, le pedimos una disculpa, en efecto, Poiré tiene razón: no sólo se usan las balas… el Estado cuenta con una lista amplísima de recursos por medio de los cuales emprender la guerra contra el pueblo… lamentamos que haya podido pensarse que los tildábamos de falta de imaginación…

Éste, como otros, es un mito, porque desde el inicio de la administración se cuenta con una Estrategia integral en la que el uso de la fuerza pública es solamente uno de sus ingredientes.

Efectivamente, de nuevo tiene usted razón, como ya especificábamos arriba no sólo se ha utilizado al ejército, la marina, la fuerza aérea y las policías federales y locales (todas ellas componen la fuerza pública), sino también a sus grupos paramilitares que actúan por orden del Estado y, como es lógico, con total impunidad.

Las acciones, programas y procesos incluidos en la Estrategia Nacional de Seguridad han involucrado desde un principio, [qué pasó con sus correctores, señor Poiré, que no saben que cuando se anticipa el complemento circunstancial de tiempo, y éste rompe la secuencia de verbo y objeto directo, se deben usar dos comas: han involucrado, desde un principio,] horas de planificación y análisis permanente de las distintas alternativas así como de los riesgos de la inacción ante la delincuencia organizada. La respuesta del gobierno en auxilio de las autoridades locales [debe decir para auxiliar] debía aplicar la fuerza pública y también era necesario atender otros aspectos del problema para que los resultados sean [fueran] integrales.

Dónde están pues, esos análisis, estudios y planificaciones de las que tanto se alardea: claro… ustedes dirán que no son públicos por seguridad… no vaya a ser que algún perverso delincuente se entere de la manera en la que piensan combatirlos… pero pienso que esos perversos delincuentes no necesitan que la estrategia se haga pública… porque ni siquiera consideramos que exista una estrategia para combatir al narco (para mayor información de este punto véase Los señores del narco de Anabel Hernández).

Además, si verdaderamente hubiesen estudiado las consecuencias de la inacción del gobierno pues habrían acabado con los nexos que unen al narco y al Estado ¿no?, habrían congelado las cuentas… en fin… ¿qué dedo quieren que nos chupemos?

Por eso la Estrategia Nacional de Seguridad consta de cinco componentes: 1) Operativos conjuntos en apoyo a las autoridades locales y a los ciudadanos y [mal uso de coordinación, porque si no ponemos una coma antes de la última y estaría diciendo que se da apoyo a loas autoridades locales, los ciudadanos y que tienen el propósito] que tiene el propósito de debilitar y contener a las organizaciones criminales; 2) Escalar las capacidades operativas y tecnológicas de las Fuerzas del Estado; 3) Reforma al marco legal e institucional; 4) Política activa de prevención del delito; y 5) Fortalecer la cooperación internacional.

A ver, a ver cómo está esto:

  1. Los operativos conjuntos implican, en efecto, uso de la fuerza.
  2. Escalar las capacidades de las fuerzas del Estado implica hacerlas más fuertes, prepararlas más, poner a su alcance mayor tecnología para emprender la guerra (que es la guerra contra el pueblo), así que… pues aunque este punto no implica el uso de la fuerza, supone preparar a la fuerza pública para su uso ¿no? (la misma gata, no más que revolcada).
  3. Reformar el marco legal e insititucional ha implicado un detrimento y pérdida de los derechos humanos, esto pasa porque las leyes se han modificado para hacer que aquello que era ilegal, ahora sea legal. De nuevo, si bien este punto no contempla el uso de las fuerzas armadas, sí implica prepararlas para que cuando operen lo hagan con mayor impunidad
  4. La política activa de prevención del delito puede existir, no digo que no… pero a juzgar por las cifras es sólo un derroche de dinero que no sirve para nada…
  5. Fortalecer la cooperación internacional, es tan general y rimbombante que uno no entiende a qué carajos se refieren… claro que en la animación aclara que se refiere al Plan Mérida… no pues qué buena ayuda.

Sólo el primer componente implica el uso de la fuerza pública y se concentra justo en las regiones más complicadas.

¡Bravo, bravo!… si sí saben de semántica, efectivamente, de manera literal, sólo el primer punto implica tal cual el uso de la fuerza pública, los demás implican el fortalecimiento de esa fuerza pública para ser usada (pero no su uso).

Como nunca antes, las instituciones de seguridad se están transformando. Hoy los servidores públicos debemos aprobar exámenes de control de confianza y no sólo eso, además se han enviado al Congreso iniciativas de enorme profundidad para dar viabilidad de largo plazo a la Estrategia. Por ejemplo, la reforma al sistema de justicia penal, que no sólo mejorará el proceso de procuración de justicia sino que, con el trabajo conjunto entre los poderes de la Unión, dará plena vigencia al debido proceso y lo hará con mayor eficiencia en la atención de los casos.

No más pa no aburrir a la gente (si ya estamos hartos de que nos mientan, imagínese lo aburrido que será estudiar a profundidad la manera en que mienten)… diré dos cosas:

Ahí está la documentación que ha hecho la periodista Anabel Hernández (2011) acerca de todos los funcionarios públicos que, no sólo no han pasado las pruebas de control, sino que ganaban millonarias cifras por trabajar con el narco.  Segundo ¿usted cree que verdaderamente las reformas mejoran la procuración de justicia? (de qué, dirá usted, de Justicia le digo yo… algo que hace años no conocemos en este país)

Se ha mejorado la cobertura educativa y la seguridad social, especialmente en lo que hace a salud, y cada día se trabaja en la detección temprana de las adicciones, entre otros, mediante los más de 300 Centros Nueva Vida creados por esta administración en todo el país. En ellos se brinda asesoría gratuita y profesional para toda la población, especialmente la infantil y juvenil.

Cualquier curioso lector puede notar que las cifras no parecen estar de acuerdo con Poiré: las adicciones aumentan, el acceso al derecho a la salud se ha vuelto un privilegio, y la educación ha tenido que lidiar con las reducciones a su presupuesto y con terribles reformas que tecnifican la educación.

Aunque el despliegue de la fuerza pública sea el elemento más evidente o el que más fácil se asocia al combate a la delincuencia organizada [quién sabe por qué será], es claro que no es el único. Con ello sólo se contiene y debilita a los criminales, lo cual es indispensable. Pero también es necesario profundizar el resto de los esfuerzos [cuáles] emprendidos por el Gobierno federal para resolver el problema desde la raíz.

Diría mi amiga Borola Tacuche de Burrón… juar, juar juar… ahora sí que me hicieron llorar…

Como si no fuera ya suficiente de tanta mentidera (mentira y chingadera junta), resulta que en su especie de comic con formato  de película de acción se atreven a lanzarnos de nuevo ese maldito argumento que Calderón ha utilizado hasta el cansancio: “por no enfrentar antes el problema el narco comenzó a extorsionar  y secuestrar”; o sea lo que tratan de decirnos es… si no usamos la fuerza pública pónganse a temblar… desde la era de las cavernas el hombre aprendió que el argumento más efectista es el del terror… y el Estado lo sabe… si no pueden convencernos con argumentos, intentarán convencernos por medio del miedo. Además… qué exagerados somos… si el uso de la fuerza pública  no ocurre en todo el país sino sólo en regiones específicas, además gracias a ella han detenido a 20 de 37  peligrosos criminales.

Disculpe nuestra desconfianza, pero es que si el uso de la fuerza pública, que sólo ha ocurrido en regiones específicas ya trajo  40 000 muertos … pues … cómo le explicamos… Además si a eso sumamos los fuertes rumores que corren de que en realidad se protege a un cártel… ¿de qué nos sirven sus cifras?

Por último, el señor Poiré se atreve a afirmar que la estrategia para combatir al crimen organizado incluye  la reconstrucción del tejido social, la trasnformación de la policía, la corresponsabilidad internacional y el impedimento al crecimiento de crimen. Todo ello dirigido para fortalecer el Estado de derecho… y yo digo… bueno es que fortalecer el Estado de derecho cuando es uno el que dice qué es el Estado de derecho es fácil… además me gustaría que alguien me explique qué entenderán por restablecer el tejido social, porque ni su seguro popular, ni sus centritos quesque para atender drogadictos (si es que no los mata un grupo de sicarios) servirá para restablecer la ruptura social de más de 40 000 muertos, de las viudas, los huérfanos y los miles de familiares que han quedado destrozados. ¿Así es como usted reconstruye el tejido social, señor Poiré?

Digo si van a hacer las cosas que las hagan bien:

Exijo que expliquen por qué una estrategia tan maravillosa y democrática ha arrojado miles de muertes civiles y tantas violaciones a los derechos humanos. Exijo también que dejen de presumir políticas y proyectos, mientras esos proyectos, por maravillosos que sean, no generan, en la realidad – y no en el país que se ha inventado Poiré-, resultados que no sólo sean satisfactorios, sino que impliquen apoyo irrestricto a los derechos humanos y a las garantías individuales.

Como hemos visto es un mito, efectivamente, que el Estado sólo utilice balas en su guerra contra el pueblo. Existen mitos a los que el señor Poiré no se referirá: que verdaderamente se combate al narcotráfico y el crimen organizado, que existe un interés por reconstruir el tejido social, etcétera, etcétera. Si el trabajo del Estado no consiste en que conteste las preguntas que, tramposamente, él mismo se ha puesto… se trata de que contesten las preguntas que nosotros tenemos que hacerles. Y creánme más peligrosos que los mitos… son las verdades que han omitido.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: